Soy césar, aka @inquiettudes, diseñador de interacción freelance trabajando para mejorar la experiencia de usuario de la realción de las personas y los objetos. Puedes saber un poco más de mi en facebook, twitter y linkedin. Me encanta el diseño de interacción, la construcción de sitios web y las redes sociales. Pero lo que realmente me motiva es la solución de problemas y las relaciones entre los usuarios. De la manera mas sencilla. Así de fácil.

Usabilidad, diseño centrado en el usuario, arquitectura de la información & servicios diseño de interacción

El blog de inquiettudes

yo, yo mismo, irene… y el antropomorfismo

¿Tienes algo que añadir?

Casi todos los días podemos sorprender a alguien hablando a su monitor. Discutiendo con ordenadores que se comportan de una manera inesperada. O con aplicaciones que realizan acciones que no tienen sentido. Saben que no tienen vida. Ni sentimientos. Ni nos entienden. Pero los tratamos como si fuesen seres vivos.

Publicado hace mas o menos 3 años por @inquiettudes.

Cuando atribuimos rasgos, comportamientos o emociones humanas a los objetos o a los animales lo que estamos haciendo es antropomorfizar y nuestra capacidad de supervivencia ha dependido en buena medida de ello. De leer y descifrar el estado de ánimo de otras personas. Tanto que tendemos a leer respuestas emocionales a cualquier cosa.

yo, yo mismo, irene... y el antropomorfismo

Este recurso, en el que un objeto o animal adquiere rasgos humanos, es muy común en los cuentos infantiles. Aparentemente, los niños tienen problemas para entender las historias protagonizadas por personas. Tal vez porque no se terminan de dar cuenta de que ellos son también personas. Entonces les da lo mismo seguir las aventuras de cualquier cosa. Así que crecemos y seguimos haciendo lo mismo con casi todo: coches, tecnología, peluches, animales de compañía y máquinas.

Hemos desarrollado esa capacidad de relacionarnos con casi todo lo que nos rodea. De leer respuestas emocionales en cualquier cosa. Animada o no. Un extraño mecanismo de interpretación automática. Exploramos los patrones. Analizamos e interpretamos incluso los indicadores más sutiles como un estímulo para antropomorfizar. Esto nos engaña incluso con las interfaces haciéndonos creer que estamos inmersos en interacciones sociales aunque la máquina no esté más que respondiendo a una acción y no actuando con intención.

La ecuación de medios

En su trabajo en la Universidad de Stanford, Clifford Nass y Byron Reeves demostraron a través de unos experimentos que la gente, sin que se de cuenta, tiende a antropomorfizar todo. Y que damos a las interacciones con sistemas informáticos una amplia gama de consideraciones sociales. De motivaciones humanas.

En definitiva lo que afirma la ecuación de medios es que las personas tendemos a tratar a las computadoras, los medios de comunicación o cualquier tecnología lo suficientemente sofisticada como un automóvil, un horno de microondas o incluso una empresa como si fueran personas reales. Los efectos de este fenómeno sobre nosotros son tan profundos que nos lleva a comportarnos y reaccionar de manera inesperada. De forma totalmente inconsciente.

El antropomorfismo de las interacciones e irene

En el diseño de interacción hacemos uso muchas veces de estos principios para crear productos con los que la gente pueda relacionarse y conectarse. Textos que expresan sentimientos y emociones, buscadores que usan lenguaje natural, instrucciones enviadas a través de mensajes de voz, hasta asistentes virtuales como Irene, la de renfe, porque es mucho más natural para nosotros interactuar con algo que es semejante a un humano o que tenga comportamientos parecidos a los nuestros. Aunque sea una ilusión, esta ilusión ayuda a crear vínculos emocionales y respuestas positivas. Dentro de nuestra naturaleza humana está ese deseo de conexión emocional.

Pero jugar a esto no es fácil. Usar antropomorfismo con éxito significa hacer las cosas bien. Muy bien. Dotar a la interfaz de emociones. Que la acción de conversar con una interfaz muestre una inteligencia sensible. Una inteligencia parecida a la humana. Requiere de mucho trabajo. Cuando no es así el antropomorfismo se vuelve en nuestra contra. Confunde a los usuarios porque llegan a creer en expectativas inalcanzables. Este tipo de interacciones son mucho más difíciles de construir y cuando prometemos un comportamiento más humano e inteligente de las herramientas más altas son las expectativas de que tengan una conducta humana. Usarlo no es siempre lo más eficiente, lo más fácil de usar o lo que va a generar una mejor experiencia. Sino se lo preguntas a irene, la de renfe.

Publicado hace mas o menos 3 años por @inquiettudes en las categorías Diseño, Diseño de interacción, Experiencia de usuario, Usabilidad.

Etiquetado cómo , , , . Si quieres estar al dí de lo que pasa en el post suscríbete a los comentarios.

¿Tienes algo que decir?

Deja tu comentario seguro que es muy interesante. Por favor guarda la temática del post para mantener un debate agradable. No uses este formulario como SPAM. Añade tu comentario a continuación, tambié puedes crear un trackback desde tu sitio. Suscríbete a los comentarios de este post.

Mi último tweet

cosas que están pasado durante este 2016

Hecho con mucho cariño entre ciudad real y madrid