Soy césar, aka @inquiettudes, diseñador de interacción freelance trabajando para mejorar la experiencia de usuario de la realción de las personas y los objetos. Puedes saber un poco más de mi en facebook, twitter y linkedin. Me encanta el diseño de interacción, la construcción de sitios web y las redes sociales. Pero lo que realmente me motiva es la solución de problemas y las relaciones entre los usuarios. De la manera mas sencilla. Así de fácil.

Usabilidad, diseño centrado en el usuario, arquitectura de la información & servicios diseño de interacción

El blog de inquiettudes

De motivaciones, experiencia de usuario y… agallas

¿Tienes algo que añadir?

En esta casa andamos dándole vueltas al tema de la motivación y a su impacto sobre el uso de interfaces y objetos, tanto que hemos hablado alguna vez sobre la motivación, la percepción del esfuerzo y alguna que otra cosa mas.

Publicado hace mas o menos 3 años por @inquiettudes.

A veces, usar una interfaz por muy compleja que sea. Por muy dura. O por muy complicada. Puede resultar genial. Angela Duckworth, de la Universidad de Pennsylvania se propuso junto a su equipo analizar a los cadetes que llegaban a la academia de West Point (te sonará de las películas americanas). Su intención era predecir quién sobreviviría la instrucción y quien no.

Descubrió que si bien el propio talento de los cadetes era importante para sobrevivir a tan dura instrucción, existía una cosa más, el grit, como un rasgo basado en la pasión que una persona pone en un objetivo a largo plazo. Que era igual de importante al talento. O más. Hablamos de una mentalidad individual. De una pasión. Perseverancia. Agallas. O de, simplemente, tirar pa’lante.

De la cabina telefónica al smartphone

Como cadetes de West Point todos buscamos llegar a un objetivo. El comportamiento dirigido a un objetivo es una característica muy humana. Sea para licenciarse. Hacer una llamada. O enviar un mensaje a un familiar necesitamos un objetivo claro pero también un motivo. Y si hablamos de tecnología más aún. Cualquier interacción está motivada por algo. Esto es así. Y en estas estamos cuando nos encontramos con personas que crecieron con cabinas y que ahora conviven con smartphones.

De motivaciones, experiencia de usuario y... agallas

Vinton Cerf, uno de los padres de Internet y Chief Internet Evangelist de Google cumple 71 primaveras este año y él también convivió con cabinas. De hecho a su generación, los baby boomers, les ha tocado adoptar y convivir con muchas más tecnologías de las que pensamos. Aunque no sean el señor Cerf.

Y cuando se trata de adoptar una buena tecnología. De adoptar una tecnología útil. La generación baby boomer se une igual que los demás. La usa igual que los demás. O incluso más. Lo que pasa es que esta generación no está tan interesada en fuegos artificiales. Ni en pitidos inútiles. Tienen que ver el uso real. Tienen que encontrar su motivación. Y entonces se unirán a ella. Date una vuelta por tus contactos de whatsapp a ver cuantos de esa generación tienes.

De objetivos y motivaciones

Los objetivos se definen como el estado que pretendemos alcanzar. La propuesta. Son lo que una persona quiere hacer, lograr o llegar a ser. Es el punto y final para el estado por el que nos esforzamos en llegar. Una vez llegado a él. Termina el esfuerzo. O se cambia para mantener el objetivo alcanzado. Es el llegar a licenciarse en West Point. Representan un estado final deseado a través de un conjunto de acciones concretas.

En este mundillo estamos acostumbrados a buscar objetivos de nuestros usuarios. A ofrecer estímulos para llegar a ellos. Pero, a veces, no nos damos cuenta de que es la motivación el factor que impulsan el establecimiento y la consecución de los objetivos. La motivación es por qué alguien quiere hacer algo. La motivación es lo que despierta y sostiene la acción hacia el objetivo deseado. Le da propósito y dirección a nuestra conducta.

Y hace que por muy complicada. Por muy dura. Y por muy compleja que sea la interfaz. Resulte genial. Porque el esfuerzo de aprender a usarla no es comparable con la motivación que tenemos para llegar a nuestro objetivo. Sea el que sea.

En busca del motivo

A veces, nuestro desafío de diseño no es sólo de diseño. Y nos centramos en buscar soluciones para convencer a las personas, ponerles facilidades para que completen una tarea para la que tienen poca o ninguna motivación clara, al menos no al principio. Dedicamos mucho tiempo a bucear entre los objetivos de nuestros usuarios pero poco tiempo a indagar sobre la verdadera motivación para el uso del servicio.

Cuando veo que uno de estos baby boomers de la familia se instala y utiliza, por ejemplo, whatsapp o skype veo que ponen una determinación, una pasión y una perseverancia porque buscan alcanzar un objetivo a largo plazo. Porque tienen tal motivación para lograr su objetivo que ninguna interfaz por compleja, dura o complicada que sea se les va a poner en contra.

Llamémoslo grit. Llamémoslo cuestión de agallas. O, simplemente, tirar p’alante.

Publicado hace mas o menos 3 años por @inquiettudes en las categorías Diseño, Diseño de interacción, Experiencia de usuario, Usabilidad, UX.

Etiquetado cómo , , , . Si quieres estar al dí de lo que pasa en el post suscríbete a los comentarios.

¿Tienes algo que decir?

Deja tu comentario seguro que es muy interesante. Por favor guarda la temática del post para mantener un debate agradable. No uses este formulario como SPAM. Añade tu comentario a continuación, tambié puedes crear un trackback desde tu sitio. Suscríbete a los comentarios de este post.

Mi último tweet

cosas que están pasado durante este 2016

Hecho con mucho cariño entre ciudad real y madrid